¿Cual es tu categoría de interés?
X

¿Frío o calor?

22 de Abril de 2019

 

Siempre que nos duele algo, nos caemos o nos pegamos, queremos aplicar algo para calmarlo, y a pesar de que sabemos que el frío y el calor ayudan, no siempre se tiene claridad de cuál mecanismo es el mejor, ya que va a depender de la lesión

El frío alivia la sensación aguda de dolor y ayuda si existe hinchazón (inflamación local por el traumatismo), como por ejemplo si hay una caída, golpe, esguince, “tirón” muscular. También sirve para aliviar músculos y articulaciones después de un entrenamiento intenso y algunos dolores de cabeza, entre otros. Sin embargo, esta temperatura altera la sensibilidad y puede provocar quemaduras, por lo que es importante no colocarlo directo en la piel y vigilar la zona constantemente. Por otra parte, el calor sirve para dolores musculares o articulares en los que no haya inflamación, hinchazón de la zona, como por ejemplo, en una contractura muscular, para aliviar un dolor articular, cervical, lumbar, artrosis de rodilla, entre otros.

¿Cuándo aplicar frío y calor?

– Durante las primeras 72 horas de una lesión, prefiere el frío. Si después persisten los síntomas, puede que el calor ayude más. Si aún así continúa el dolor, vuelve al frío.

– Si la lesión es muscular, como una contractura o acumulación de tensión, aplica calor, a pesar de que la sensación fría te genere alivio.

– En un “tirón” muscular haciendo deporte aplica frío al principio, pero después calor, ya que éste te dará una sensación más relajante y duradera.

TE PUEDE INTERESAR