¿Cual es tu categoría de interés?
X

Agotamiento, un problema actual.

02 de Mayo de 2018

 

Los cambios de estación, el estrés, no respetar los horarios de las comidas y de sueño, dormir poco o seguir una dieta rica en grasas son algunas de las causas que nos hacen sentirnos cansados.

Detrás del agotamiento continuo, no sólo nos encontramos con una agotadora agenda laboral, personal y familiar, sino que pueden esconderse una serie de costumbres, actitudes y pensamientos, que van sustrayendo las reservas energéticas y por tanto deben mantenerse a raya.

Dormir: Dormir menos de las alrededor de ocho horas necesarias es un hábito que a corto plazo causa problemas como la dificultad para concentrarse y lagunas de memoria, irritabilidad, fatiga y debilidad de las defensas orgánicas.

Además el organismo funciona con ritmos biológicos regidos por los ciclos de sueño y vigilia, durante los cuales produce distintos tipos de hormonas adaptados a cada etapa. Si no se descansa lo suficiente por la noche el cuerpo no recupera la energía que ha gastado durante la jornada.

Desayunar: Desayunar poco o mal. Después del ayuno nocturno, hay que comer para reponer fuerzas e incorporar los nutrientes que el cuerpo y el cerebro necesitan para partir y funcionar a buen ritmo. Tomar mucho café, aporta un rápido aumento de vitalidad, debido al efecto estimulante de la cafeína y la energía del azúcar, pero este efecto dura poco y cuando pasa, llegan un mayor cansancio y apetito. Desayunar un lácteo, pan de cereales y una fruta o su jugo, es una buena opción para comenzar el día.

Reducir el consumo de alcohol y de tabaco, helados y productos de repostería, porque provocan altibajos importantes desde el punto de vista emocional y energético.

TE PUEDE INTERESAR