Consejos y Más
T  +/ -       
Relajación

 Relajación. Un arma contra el estrés.

 

La acumulación de trabajo, los disgustos y  la sobre exposición nos producen agotamiento físico, tensión muscular y estrés.

 

Cuando estamos nerviosas nos ocurren una serie de trastornos que afectan nuestro día a día, sensación de angustia, mareos, insomnio, arrugas en la frente, ojos sin brillo, nudo en la garganta, ojos hipersensibles a la luz, jaquecas y gran irritabilidad, cualquier contrariedad significa un drama y somos capaces de saltar ante cualquier insinuación que nos contraríe.

 

Cuando  nos encontramos en este punto no existe otra solución. Debemos relajarnos.

 

Relajarse es liberar la mente y los músculos del cuerpo de tensión. No es tenderse en la cama o en un sillón a descansar.

 

Además de métodos de relajación más o menos sofisticados, tanto físicos ( Yoga ), como psicológicos (hipnosis ) o químicos (medicamentos ), existen recursos para relajarse sencillos y eficaces como respirar adecuadamente, dormir bien y practicar un deporte.

 


Aprender a respirar.

 

Algo tan sencillo como la respiración es uno de los métodos más efectivos para relajarse.

 

Se debe inspirar el aire lenta y profundamente por la nariz, hasta que sintamos como se van llenando los pulmones desde el abdomen, pasando por el tórax, hasta el esternón.

 

Luego debemos mantener el aire unos segundos, para expulsarlo después, expirando a fondo también por la nariz, e inclinando los hombros hacia adelante, con los brazos caídos.

 

Hacer unos minutos de respiración completa al día es suficiente para mantenerse relajada.

 

Dormir.

 

Estar cansados permite  dormir bien. Durante el sueño, todas las células agotadas durante el día se renuevan y todos los residuos y toxinas se eliminan.

Es importante dormir al menos ocho horas diarias y en un entorno agradable.

El colchón sobre el que dormimos tiene que ser cómodo, ni muy blando ni muy duro, para que los músculos no tengan que realizar ningún esfuerzo de adaptación y puedas relajarte descansando al máximo.

Escuchar música antes de acostarse, leer un libro agradable y darse un baño de agua caliente favorece la relajación y ayuda a conciliar el sueño.

 

El ejercicio.

 

Da lo mismo correr, caminar, nadar,  hacer gimnasia o danza, lo importante es realizar algún ejercicio físico que permita descargar tensiones.

 

Una buena caminata, manteniendo el ritmo sirve como técnica desestresante y si se realiza regularmente a mejorar nuestra salud. Hay actividades como la natación y andar en bicicleta, que son especiales para relajarse

 

La naturaleza nos ayuda.

 

En la naturaleza podemos encontrar productos que nos ayudan a combatir el estrés y el cansancio,

 

CNP Relaxed 60 Cápsulas

 

Formulación que en su conjunto tiene un eficaz efecto tranquilizante. Es útil en los síntomas causados por estrés físico y mental. Permite reducir los estados ansiosos durante el día y un  buen dormir durante la noche. Equilibra los estados de irritación y angustia.

Dosis Usual: 1 a 2 Cápsulas al día.

Enviar por E-Mail