Consejos y Más
T  +/ -       
Problemas de Memoria

 Problemas de Memoria.

 

La memoria es nuestra capacidad de recordar una información determinada como datos, lugares, hechos etc.

 

La capacidad de concentración, el nivel de estrés, la dieta, la edad, la tendencia genética, la calidad del sueño, los hábitos poco sanos y la actividad intelectual son factores importantes a la hora de contar con una buena o mala memoria

En primer lugar debemos eliminar los malos hábitos como el alcohol y el tabaco puesto que favorecen la producción de radicales libres y sobre todo interfieren en la síntesis de neurotransmisores.

 

Una dieta saludable.

 

  • Equilibrar nuestra dieta a fin de que no nos falten antioxidantes (principalmente vitamina A, C, E y Selenio), aumentando el consumo de fruta, verduras, legumbres y los cereales integrales y en cambio disminuir o eliminar las carnes rojas, embutidos, grasas y alimentos refinados e industrializados.
  • Organizar la dieta de manera de no pasar más de 5 horas sin comer, evitando hipoglicemias. Nuestro cerebro necesita combustible de forma continua. Es importante mantener, por ello, equilibrado nuestro nivel de azúcar (glucosa) en sangre
  • Cuidar que no falten las proteínas en la dieta también ayudará.
  • El exceso de azúcar tampoco es útil, lo mejor es buscar endulzantes como la sucralosa, fructosa, etc.
  • Una sangre libre de grasas es imprescindible para que las arterias que nutren nuestro cerebro lo hagan correctamente. El ajo, la lecitina de soja, la fibra y los ácidos grasos son nuestras mejores armas.
  • La falta de vitamina B12, ácido fólico y hierro también pueden repercutir en nuestra capacidad mental.
 

Existen acciones simples que ayudan a combatir la falta de memoria.

 

  • Ejercitar la memoria practicando con cosas simples, la lista de las compras, recordar detalles de una película o un libro, números de teléfono de amigos o familiares, el desayuno del día anterior, la ropa etc.
  • Los juegos de mesa y los crucigramas también ayudan a mantener la agilidad mental.
  • Practicar deporte o dar caminatas es esencial para lograr una buena oxigenación del organismo, sobre todo del sistema nervioso.
  • Los masajes y otras técnicas o terapias favorecen el riego sanguíneo cerebral puesto que ayudan a descontracturar la zona cervical, responsable de que pase más o menos cantidad de sangre.
  • Reducir o tratar de eliminar el estrés realizando una mejor planificación de tareas, priorizar nuestras necesidades, etc.
 

 

Enviar por E-Mail